*

*

domingo, 21 de mayo de 2017

Mi vuelta al Camino.-

Viernes... todo pensado.
Paco vigilará mi coche de alta gama. Ofelia cuidará de mi gato adoptado. Todo pagado y reservado.
Llega la hora de buscarlo todo. Los calcetines antiampollas, la navaja, 6 pinzas, dos imperdibles... y echarlo a una mochila.
Pereza y dudas. No quiero que le pase nada al gato, ni a mi coche... no tengo ganas de andar, ni de dormir con extraños...
8 días estupendos donde el gato, el coche, una madre mayor, la eterna gotera y el "palo" del rumano pasan a segundo plano.
Paisajes espectaculares, prados de un verde intenso, campos de espigas... parece Escocia pero, quien quiere ir a Escocia teniendo la montaña de Navarra???
Pueblos magníficos llenos de leyendas, de historia, de peregrinos...
Roncesvalles, Estela, Zubiri, Pamplona... donde el ganado esta suelto, donde los caballos  se acercan para que los toques, donde las vacas cuidan de sus terneros.
30 nacionalidades, la Misa del Peregrino, unos 400 peregrinos andando al unísono de etapa en etapa.
El Alto del Perdón donde, según la leyenda, tus pecados son expiados.
35 años de pecados y muchos arrepentimientos fueron perdonados después de aquella cuesta interminable, donde apoyado en los bastones la subi paso a paso, sin mirar a lo alto, cansado, con el corazón a mil... y convencido de que todos mis pecados quedarían saldados en su cima... y es que esa cima vale más que mil rosarios.
Y 24 compañeros de viaje. 24 valientes que, a pesar de sus problemas en la vista, andaron entre piedras sueltas, cruzaron ríos, pisaron los baches del Camino, amdaron por el barro y llegaron a su meta.
Sin lugar a dudas y por segunda vez en mi vida, durante 8 días fui feliz y volveré.
Echo de menos el Camino, los albergues, los 400 peregrinos y a los 24 compañeros que durante 8 días, fue mi familia.


miércoles, 17 de mayo de 2017

Un poema...:)

Rudyard Kipling :

SI
Puedes conservar tu cabeza, cuando a tu rededor
todos la pierden y te cubren de reproches;
Si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti
los demás hombres y ser igualmente indulgente para su duda;
Si puedes esperar, y no sentirte cansado con la espera;
Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira,
Y si eres odiado, no devolver el odio; sin que te creas,
por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo;

SI
Puedes soñar sin que los sueños, imperiosamente te dominen;
Si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único;
Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar
de la misma manera a esos dos impostores;
Si puedes aguantar que a la verdad por ti expuesta
la veas retorcida por los pícaros,
para convertirla en lazo de los tontos,
O contemplar que las cosas a que diste tu vida se han deshecho,
y agacharte y construirlas de nuevo,
aunque sea con gastados instrumentos!

SI
Eres capaz de juntar, en un solo haz, todos tus triunfos
y arriesgarlos, a cara o cruz, en una sola vuelta
Y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste
Y nunca mas exhalar una palabra sobre la perdida sufrida!
Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios,
a que te obedezcan aun después de haber desfallecido
Y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa
que la voluntad gritando: ?persistid, es la orden!!?

SI
Puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud,
o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos;
Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos,
pueden causarte daño;
Si todos los hombres pueden contar contigo,
pero ninguno demasiado;
Si eres capaz de llenar el inexorable minuto,
con el valor de los sesenta segundos de la distancia final;

Tuya será la tierra y cuanto ella contenga
Y -lo que vale más- serás un hombre! hijo mío!