*

*

sábado, 22 de abril de 2017

El Camino.-

El Camino.

Uno empieza su Camino cuando decide hacer el Camino, aunque sea unos meses antes.
Hay que leer, informarse, fijar una fecha, hacer una lista, comprar... y todo esto es parte del Camino.
La leyenda dice que Santiago Apóstol llego en un barco de piedra sin vida a Santiago de Compostela.
Otros dicen que la Iglesia necesitaba Santos y milagros para tener feligreses y adeptos.
Hay que leer para saber. Los Templarios y la Orden de Santiago como defensa al peregrino de ladrones y asesinos.  Los hospitales y hospicios para sanar al peregrino. Los albergues y refugios como salvaguarda al peregrino. Y todo un comercio que se crea en torno al peregrino de ciudades, bodegas, prostitutas y sanadores que envuelve en la Edad Media el Camino del peregrino.
A unos los mueve la Fe, a otros el deporte y a otros " la moda", pero aquí todo vale.
El Camino siempre se hace desde la humildad, con lo puesto, dando las gracias por un plato de comida y un techo.
Por la tarde se va a misa, a que te bendigan.
Allí no eres "un chulo algo cabrón y mala persona que va haciendo el mal a su paso"... como me definieron hace poco. Allí lo eres todo y a la vez,  alli no eres nada.
Un tanto agnóstico, es reconfortante que alaben tu esfuerzo, que te deseen la Paz y que te bendigan.
Hacer la mochila con la lista. Se coge la lista, se pone todo su contenido sobre la cama, pero sólo se mete en la mochila la mitad... y siempre sobra de todo.
La humildad y la sencillez.  Solo debes madrugar, andar, observar y sentirte muy agradecido ante un plato de comida y un cobijo.
Allí no existen trabajos por defender, ni vecinos hijos de puta, ni multas que pagar. Allí solo existe andar, observar, ayudar y tener Paz.
Y ese es su secreto y por eso los que lo hemos hecho nos hemos venido tristes del Camino. Simplemente, no queríamos volver.
No queríamos nuestro coche de lujo, ni el glamour del trabajo, ni nuestra nevera llena de comida, ni mucho menos... al vecino hijo de puta. Solo queríamos andar, ser feliz y tener Paz.







lunes, 17 de abril de 2017

Jueves de Pasión!!!

Jueves Santo.
Orihuela está llena de turistas, pasos de Salzillo de Semana Santa y todo el mundo espera que salga la procesión de El Silencio, mi favorita.
Día de vigilia, estaciones, de fervor y devoción.
Pero toda Orihuela...no!!!
La Asociación de la Pasión del Arroz con Costra, celebra su día grande.
Desde hace 32 años, un grupo de oriolanos comemos arroz con costra en el Bar Cicuta.
A los 15 años, un grupo de adolescentes crearon esa costumbre. Sobre los 23 años me uní a ellos y en la actualidad, tenemos una asociación legalizada, donde somos cerca de 34 miembros los cuales, en Semana Santa, ese día lo dejamos todo para ir al Bar Cicuta y comer este delicioso manjar, formado por arroz, pollo, embutido y huevo cocido al horno, la costra del arroz.
El día empieza temprano. A las 11.30h hay que estar en el Bar Ruíz. Hay que tomar café y visitar a nuestro socio de honor, Ángel "el gamba", el cual nos dejó hace unos años tras una terrible enfermedad.
Después de honrar su memoria, nos esperan dos bares, una pelotica en el Bar Chanos y unas cervezas en El Pasaje, debidamente vestidos, con nuestro polo oficial.
Ya, sobre las 14.30h vamos al Bar Cicuta, al que regalamos una placa en homenaje a todos los años que viene cocinando nuestro arroz, a la paciencia que ha mostrado con nosotros, a ese reservado donde siempre nos deja hacer lo que nos apetece, estando este año la tercera generación de "cicutas" atendiéndonos y ayudándonos en nuestro propósito, los nietos del Cicuta.
18h... una excelente hora donde empezar a "rezar estaciones". Nada mejor que un par de brugales con coca cola para ayudar a hacer la digestión y sobre las 19.30h vamos desapareciendo, socio tras socio, paliando los vapores del licor ingerido, yendo a casa andando y con la sensación de haber pasado un gran día lleno de excesos y amigos.
Al día siguiente, la ropa a la lavadora, pasar por la ducha, tomar una cerveza y una pelotica para contrarestrar el día de excesos y esperar... a que llegue el año que viene y tener nuestro día, el día de La Pasión del Arroz con Costra, el arroz típico de Orihuela.