*

*

martes, 27 de febrero de 2018

Responsabilidad!!!

Responsabilidad!!!

Muchas veces nos sentimos responsables de muchas cosas.

Responsables en nuestro trabajo, con nuestros hijos, con nuestros padres mayores, de amigos...

A veces ganamos más de lo que necesitamos y tenemos teles de plasma que no vemos, coches de alta gama que no conducimos o un fondo de armario que no utilizamos.
Nuestros hijos solo necesitan nuestro apoyo y amor para que sean futuros hombres y mujeres felices y de provecho.
Nuestros padres han tenido su vida... mejor o peor, han cuidado de nuestros abuelos, de nosotros y por supuesto de ellos mismos y
Nuestros amigos tienen recursos suficientes para poder ayudarse a sí mismos, con nuestra ayuda, cariño y atención.. si fuera necesario.

Solo somos responsables de 4 cosas: de lo que pensamos, de lo que sentimos, de lo que decimos y de lo que hacemos.

El resto, no es nuestra responsabilidad.


domingo, 25 de febrero de 2018

III Certamen Marisol Cerdá.-

Mujer trabajadora.-

5.30h de la mañana y suena mi despertador.
Tengo sueño y hace frío, pero debo levantarme.
Debo prepara el desayuno a mis hijos.
Uno tiene 16 años y el otro 12, y es que no me ayudan en nada…
8.30h, ya estoy en la Entidad Bancaria.
La liquidación no sale correcta. Me faltan 20€… y yo ayer la calculé en casa.
No sé donde está el error, pero debo pagar lo que ellos me dicen. Sino… no me entregan el cupón…
9.30h. No termina de salir el sol.
Hace un  aire frío y aquí estoy… en mi esquina…
El barrio ya está en la calle. Yo en mi esquina y empieza el trabajo.
“Mírame este y dame dos de aquel…”, “pues mi hijo está enfermo y esta tarde lo llevo al médico…”, “te he dado 20€ y me estas devolviendo como si te hubiera dado 10…”, y así hasta las ocho de la tarde…
Llego a casa. Está todo por hacer. Es que no me ayudan en nada…
Debo preparar la cena y la comida del día siguiente.
No han hecho la compra. No se han hecho los deberes y tampoco se han duchado…
Estoy tan cansada que me acuesto.
No tengo fuerzas para recoger la cocina y fregar los cacharros. Tampoco he tenido tiempo para planchar…
Pero mañana será otro día.
Siempre digo lo mismo, “mañana será otro día…”, y son muchos años repitiendo los mismo, “mañana será otro día…”
Y me acuesto.

5.30h de la mañana… me vuelvo a levantar…