*

*

viernes, 17 de noviembre de 2017

Pasión.

A veces en el hombre se da un desajuste.

Tienes una mente de 24 años en un cuerpo de 48.

Te extraña orinar en exceso, las canas del pelo y la perilla, el descenso de la libido, los asteriscos de la analítica y no entiendes nada...

La moto. De los 32 a los 44 casi no monte.

Mi pareja tenia una hija pequeña y con mi sueldo no debia tener coche y moto.

A los 44 mi separación. Fue cuando de verdad volví a la moto. Y a mis 48 este incidente... y tampoco entiendo nada.

La Honda De 400 kgs se va pero la Triumph se queda. Cuando no pueda con la Triumph se irá y compraré otra más ligera.

Es mi decisión y luego no valdrá quejarse ni lamentarse, pero la moto me da la vida.

Sólo prescindire de la moto por un gran amor, como ya hice anteriormente... y no lo tengo muy claro, que me conozco...

En verano me iré a la playa con "mi chica" y en invierno a esas casas rurales del interior que tanto me gustan pero mientras tanto, mi moto será mi pasión. 

Es mi decisión. 


miércoles, 15 de noviembre de 2017

Crisis II.-

Crisis II.-

Una vez superada la crisis de mi rodilla, y una vez haber superado el ir a trabajar hasta los ojos de medicación y arrastrando la pierna, que hacía 5 años que no estaba de baja y mis bajas casi siempre han sido por anginas y cosas menores, me encuentro en que he pasado muchas horas solo, con el pie en alto, he pasado el miedo del diagnóstico del traumatólogo, por si me tenían que operar, he pasado de la incógnita de que si me escayolaban, de como iba a apañarme solo en casa y después de llevar unos 30 días sin trabajar, me encuentro con que no atiendo a 13 personas al día en mi trabajo como asistente social, no suenan mis dos teléfonos a la vez, no estoy de mal humor "cronificado", contestando y hablando regular a veces por culpa del estrés y me encuentro con que mi gato ya no se escapa, porque sabe que estoy en casa, que me ronronéa en mi rodilla mala, para sanarme, que mi madre me llama todos los días, me mando comida y me compra jamón "del caro" para que sane, que los tipos que me traen la compra son encantadores, que mi sobrino Antonio me visita y sufre cuando me quita la rodillera y ve mi rodilla, señal de lo mucho que me quiere, que todos los días recibo llamadas de compañeros de trabajo y de amigos para ver como me encuentro y se ofrecen por si necesito algo, que este sábado vienen dos compañeros de Alicante expresamente para comer conmigo y sobre todo, que tengo mucha paz y armonía en mi vida.

Por puro aburrimiento, he ordenado cajones, limpiado la bici y por limpiar, he limpiado" hasta el aspirador por fuera", y que también he donado cosas que no utilizaba y he puesto a la venta artículos que nunca utilizaré.

Y ahora me encuentro con la tesitura de que he aprendido mucho estas semanas, ya no estoy enfadado ni estresado, he tenido que tirar de todos mis recursos "personales" para vivir el dolor en soledad, que la rodilla duele, y mucho, y simplemente, me siento... bien.

Me enrollo al teléfono, agradezco las visitas, me paro con la gente que se interesa por mí, doy las gracias cuando me cuelan mis verduderas y lo único que le pido a Dios es que, cuando vuelva a trabajar, no pierda esta paz y serenidad.

Una vez me dijo un naturista que con la enfermedad se crecía mucho pero lo que yo no sabía, era que se crecía tanto.

Y dar las gracias a los seguidores del blog. A María, a Lil, a mi Re y a otros tantos, por leerme, comentarme, distraerme y acompañarme.

Un beso a todos.